Bandera argentina.png
¿Cómo es el sector de la producción audiovisual argentina?
Poblacion_01.gifCuando hablamos de Argentina en términos de producción, y no sólo audiovisual, cabe destacar el papel que juega la Provincia de Buenos Aires para el desarrollo del país. El 39% (15,6 millones de personas) de la población de Argentina vive en la provincia, siendo la ciudad de Buenos Aires el segundo núcleo urbano más poblado de Sudamérica con cerca de 3 millones de habitantes. El mundo audiovisual no es inmune a ello, de forma que la mayoría de cadenas de televisión pertenecen a grupos multimedia que tienen su sede en la ciudad porteña.
Dentro de la circulación de contenidos, Argentina ocupa el cuarto puesto a nivel mundial en términos de exportación televisiva, sólo por detrás de Estados Unidos, Reino Unido y Países bajos. Desde los años 90 el sector ha ido en aumento en el país y debe su éxito, en mayor medida, a su influencia en países latinoamericanos, que son los principales compradores de los productos y servicios audiovisuales argentinos. Siendo Centroamérica su principal núcleo de inversión, no quita que también hayan realizado proyectos para EEUU y algunos países europeos.
Las primeras décadas de la televisión argentina destacan por la inestabilidad del medio como negocio y como objetivo político debido a los diferentes cambios de poder que hubo en el país. Tras la caída del peronismo en los años 50, Argentina vivió una época de múltiples golpes militares y cortos periodos democráticos que culminaron en la instauración final, hasta nuestros días, de la democracia (1983). Es en este contexto en el que se asienta definitivamente el modelo de televisión argentina y, sobre todo, en los años 90 con la liberación del comercio y la entrada de capital extranjero en el país. Con muy pocas cadenas públicas, sólo una a nivel nacional, Argentina centra la inversión audiovisual en cadenas privadas en su mayoría.
Bajo este período de liberalismo económico y globalización por el cuál se caracterizaron los años 90 a nivel mundial (en países de influencia occidental), nace la exportación argentina de productos audiovisuales. Las productoras, centradas en un principio en productos propios para sus respectivos canales, fueron cobrando fuerza e incluso aparecieron las primeras independientes de contenidos televisivos. Se inicia así un proceso paulatino de creación de empresas que divide el sector en dos partes bien diferenciadas: las grandes empresas, que a partir del año 2000 fueron integradas en grupos multimedia, y las medianas y pequeñas productoras. Aunque la mayoría fueron adecuándose poco a poco al mercado exterior en términos de exportación, hubo otras que desde el principio centraron su modelo de producción en los mercados externos. Sin embargo, las pequeñas productoras tuvieronque esperar a la restructuración del sistema económico tras la crisis económica de 2001, popularmente conocida como “el corralito”, para expandir su negocio más allá de las fronteras argentinas. El objetivo de mirar siempre hacia fuera en términos de producción audiovisual fue propiciado, en parte, por el propio Star System que se creó en Argentina, en el cual, las medianas y pequeñas productoras no podían competir debido al caché y centralización del audiovisual televisivo en varias figuras, “estrellas”, que ocupaban la mayoría de los contenidos de éxito en el país. Incapaz de responder a esas fórmulas que garantizaban el éxito, decidieron invertir en el exterior. Por otro lado, las grandes productoras de esos contenidos comenzaron a incluir socios capitalistas extranjeros en forma de coproducción e intercambiando contenidos propios para ser emitidos en ambos países. Fruto del interés extranjero por controlar esas producciones se llegaba a un mutuo acuerdo que beneficiaba a ambas partes.
Análisis.
El objeto de estudio del presente ensayo, la exportación audiovisual argentina, como referente el caso de dos productoras independientes que sirven de ejemplo para explicar el funcionamiento de esta exitosa exportación. Estas productoras son: Promofilm y Pol-ka. Tienen diferentes públicos y productos, sin embargo, comparten el sistema de creación de contenidos y su aportación al audiovisual argentino.Logo Pol-ka_Producciones.jpg Promofilm.png
Lo primero que cabría destacar es que el sistema de producción que tienen ambas no reside exclusivamente en la creación de contenidos desde cero. Aunque a veces sí han llevado a cabo proyectos desde el principio, incluyendo la idea original, no es lo normal dentro de su modus operandi. Viendo la espectacular recepción que tienen algunos anuncios argentinos, sobre todo por su originalidad, podemos pensar que su éxito reside en la creatividad de las exportaciones argentinas, pero no es así. El éxito de estas productoras reside en el estudio de los mercados audiovisuales extranjeros, para así comprobar qué contenidos tienen buena aceptación por parte del público. De esta forma, la inversión que realiza la empresa cuenta con un precedente que solventa uno de los principales problemas que temen las producciones audiovisuales, y es el riesgo de no saber el devenir de un producto en términos de éxito o rentabilidad.
Una vez estudiado esos mercados exteriores, las productoras argentinas compran los formatos o bien realizan un formato similar para adaptarlo al mercado latinoamericano. Aunque hay que apuntar que también colaboran con EEUU o países Europeos como España, Italia, Turquía, Rumanía, Rusia, etc.
Este sistema de producción no sólo consiste en crear nuevos programas, también colaboran en la producción y postproducción de contenidos de otros países o cadenas privadas. Esta forma de prestar sus servicios hacen que se corra menos riesgo aún, ya que ellos ponen el personal o los medios y cobran por ello sin ser los dueños del contenido y sin tener que depender del éxito del mismo. En este aspecto, la devaluación de la moneda argentina tras “el corralito” benefició notablemente este segmento del sector audiovisual ya que, a las cadenas extranjeras les salía más barato encargar la realización a este tipo de productoras de Argentina debido a la diferencia de valor del peso argentino con respecto a las monedas extranjeras. Un ejemplo de ello fue el programa Temptation Island (2004). Original de la cadena FOX, el programa fue enteramente producido por Promofilm, incluso la versión que se emitió en EEUU.
Promofilm.
Tras varias importaciones de películas de animación extranjeras a finales de los 80, la empresa familiar Promofilm, centra desde sus inicios la exportación de productos al extranjero. Su especialidad, por así decirlo, son los programas de entretenimiento como los reality shows y, en particular, los que se graban en exteriores naturales.
Horacio Levin, su director, realizó varios viajes de exploración de formatos extranjeros a principios de los 90. En esta época todavía no se atrevieron con la exportación e hicieron lo contrario a lo que hacen hoy día, así, copiaron contenidos extranjeros para adaptarlos a la televisión argentina. De esta forma introdujeron el primer talk show argentino llamado Causa común (1993). Su primera exportación fue Sorpresa y media (1996). Visto el éxito dentro de sus propias fronteras, decidieron adaptarlo a la televisión venezolana el mismo año.
Fueron muchos los formatos adaptados por Promofilm a partir de entonces. Entre otros: Fort Boyard (importado de Francia), Quién quiere ser millonario (importado de Reino Unido) o Audacia (importado de EEUU). Sin embargo, su mayor éxito fue Expedición Robinson (2000), importado del formato británico Survivor, llegó a producirlo en 17 países, incluido España, asumiendo el riesgo al completo, ya que, el país en cuestión sólo tenía que poner los concursantes.
Programas promofilm.png


Página oficial de Promofilm.

Pol-ka.
El caso de Pol-ka es algo diferente. Esta productora que nació también a principios de los años 90, se centra principalmente en programas de ficción como las series o las telenovelas, además, ha tenido participaciones en cine y en publicidad.
Al tratarse de contenidos narrativos, Pol-ka sí ha realizado algunos productos propios y vive de la exportación en el mercado latinoamericano, en el que las telenovelas tienen mucho tiempo en la programación regular de las cadenas. Al igual que Promofilm, Pol-ka ha llevado a cabo proyectos en países europeos como España e Italia. Con algo más de 40 programas de ficción a sus espaldas, la productora vende los contenidos “enlatados” o, como ya se hacía referencia anteriormente, adapta formatos extranjeros. En este aspecto, su mayor éxito se le atribuye a la serie estadounidense Amas de casa desesperadas (2004) la cuál corrió a cargo de Pol-ka en la versión argentina, ecuatoriana, colombiana y brasileña. Pagando la explotación del formato americano, la productora buscó un elenco de actores para cada país, a diferencia de España en la que se emitió la versión original con doblaje español. Adaptando la serie a las características culturales de cada mercado, Pol-ka obtuvo todos los beneficios de la misma. Teniendo como antecedente el éxito estadounidense, no asumieron el riesgo que supone experimentar con un contenido nuevo.
Mujeres desesperadas- Pol-ka.png

Página oficial de Pol-ka.



Otros ejemplos de exportación:
Existes otros formatos muy exitosos en términos de exportación. Un ejemplo de ello es la serie "Los Roldán" que fue vendido como formato a 16 países.
Los roldán exportación.png


En los siguientes vídeos se puede observar cómo cada país adapta el formato según su cultura, pero siempre manteniendo como base común el guión realizado por la productora argentina Ideas del Sur.

  • Versión (original) argentina "Los Roldán:

Los roldan.png
  • Versión colombiana "Los Reyes":

.


Losreyes.png
  • Versión rusa "всё смешалось в доме":

Versión Rusia.png