La televisión en Corea del Sur: una industria creada a base de golpes de Estado.


Si tomamos las primeras emisiones públicas de la BBC en 1927 como el inicio de la televisión tal y como la conocemos, Corea del Sur aún tuvo que esperar casi treinta años para conseguir su primera estación de TV. En Marzo 1956, KORCAD, que no era más que una subcompañía de la americana RCA creada para vender antiguos televisores en Corea del Sur tras la Guerra de Corea1. De manera similar a las primeras emisiones de la televisión esta estación tan solo emitía un número determinado de horas al día (dos). Esta primera estación fue comprada poco después por el periódico Hankook Ilbo (fundado en 1954 y que ahora es un fuerte conglomerado editorial). La estación sufrió un fuerte incendio en 1959 y dejó de emitir definitivamente en 1961. De esta manera finalizaba la primera incursión propiamente coreana en el terreno de la transmisión televisiva.



La historia de la televisión en Corea está íntimamente ligada a la política nacional. En 1960 el presidente Syngman Rhee (이승만) renunció al gobierno creando un clima de tensión política en corea. Decenas de protestas populares y unas elecciones muy reñidas forzaron la aparición de Park Chung-hee (박정희) quien aprovechando el clima de inestabilidad dio un golpe de estado en 1961 y posteriormente en 1963 (hasta 1979) estableció un régimen dictatorial usurpando el cargo de Presidente. Es importante tener esto en cuenta ya que muchos de los principales cambios en la legislación e industria televisiva de Corea son debido a movimientos políticos. Park Chuung-hee creó en 1961 una estación de tv propiedad del estado, la KBS-TV (Korean Broadcasting System, aún una de las principales cadenas con 6 canales bajo su sello) que empezó a emitir en 1962. La presencia de una cadena de televisión operada desde el estado es lógica dado la política de aquel momento, pero Park permitió con el paso de los años cierta apertura a las televisiones privadas (apertura que fluctuará según los cambios políticos como veremos más adelante) y permite la creación de la TBC (Tongyang Broadcasting Company) en 1964 y la MBC (Munhwa Broadcasting Corporation) en 1969. Ante el crecimiento del número de cadenas el gobierno militar creó en 1970 la que sería la primera gran legislación televisiva en el país, la denominada Korean Broadcasting Corporation Law. Desde el inicio de la dictadura hasta su final en 1979 el gobierno militar ejerció un fuerte control sobre los contenidos incluyendo aquellos emitidos por las cadenas privadas, y aunque se creó en 1973 una empresa pública para convertir la televisión estatal en una televisión pública controlada por dicha empresa, esta seguía en última instancia en las manos del dictador.



En 1979 Corea del Sur sufre un fuerte cambio político, el presidente Park Chung-hee muere en un atentado el 26 de Octubre. Chun Doo-hwan (전두환) y otros militares aprovecharon para dar un golpe de Estado. La Ley Marcial imperó hasta 1980, año en que se proclama presidente de Corea. Estuvo en el gobierno hasta 1988. Chung-hee cambió radicalmente la legislación sobre la propiedad privada de los medios de comunicación y en 1980 la junta militar creó la Prime Press Law que ilegaliza el control en manos privadas de los medios de comunicación. Es curioso ver que la ley tuvo dos sonadas excepciones: la MBC y la Christian Broadcasting System (CBS) continuó con sus emisiones de radio, aunque quedaron separadas seguían en manos del estado. El resto de los medios fueron integrados en la KBC (Korean Broadcasting Corporation). Aunque la dirección de ambas empresas quedó en manos del estado, no se puede decir que fueran públicas ya que parte de sus ingresos venían de la venta de licencias y de los anuncios, es más, los anuncios estaban gestionados por la Korean Broadcasting Advertising Corporation (KOBACO) que era una empresa también controlada por el gobierno. Podemos concluir que la situación que se vivió en Corea hasta finales de los ochenta es un un duopolio controlado por el propio gobierno. A finales de los 80 el Gobierno civil de Corea decidió eliminar las leyes que prohibian la propiedad pública de los medios. Como hemos podido comprobar, la historia de la televisión en Corea del Sur está íntimamente ligada a la política y esto se verá reflejado en el desarrollo de la televisión por cable en el país como veremos en la siguiente parte del documento.