radio.jpg


. Francisco José Martín Cruz


Los inicios de la radio en el Mundo y en Chile:

A finales del siglo XIX en la década de 1890, Marconi ya experimentaba junto a su padre en el campo de la Física, en el uso de impulsos eléctricos a través del espectro radioeléctrico. Y ya con la aparición del nuevo siglo, el 12 de diciembre de 1901 el ingeniero Guglielmo Marconi, fue capaz de crear un nuevo sistema conocido como “telegrafía sin hilos” donde el sonido podía ir más allá de los 20 metros sin la necesidad de utilizar cable alguno. Fue capaz de transmitir un mensaje inalámbrico desde Inglaterra, hasta Canadá, su señal atravesó los 3.500 kilómetros del Océano Atlántico.
En lo concerniente a Chile tan solo unos años después en 1904 Marconi sitúa el espectro radioeléctrico chileno en la historia tras realizar la primera comunicación inalámbrica en el país entre dos cruceros de la Armada.
El uso del espacio radioeléctrico por parte de la tecnología de Marconi significo el inicio de las regulaciones legislativas.
Para poder establecer estaciones inalámbricas el gobierno tuvo que expropiar tierras para la instalación de antenas, en 1914 se aprobó la primera normativa de radiocomunicación en Chile en la Convención Radiotelegráfica Internacional.
La radio en Chile tuvo un nacimiento lento pues tardó más de una década en aparecer desde la primera transmisión inalámbrica realizada en su territorio, así en Santiago de Chile, el 19 de agosto de 1922 vio la luz la primera recepción de radio en el diario El Mercurio donde esperaban más de 200 personas para escuchar los sonidos emitidos desde la Universidad de Chile por Enrique Sazié y Arturo Salazar.







La radio entonces conocida como radiodifusión pasó a ser un medio muy importante de difusión en Chile conectando los distintos territorios e informando a los habitantes a lo largo y ancho del país.
La regulación legislativa toma gran importancia en estos primeros años ya que crea la base de cómo van ser las comunicaciones en chile, instrumento que no solo pasa a formar parte de la sociedad y de la industria sino que la moldea y cambia influyendo en la forma de hacer y actuar de los chilenos.



3.1. Regulación legislativa



El espectro radioeléctrico se trata de un bien que pertenece al Estado y como tal es necesaria una licencia, permiso o autorización previa para el uso de las frecuencias electromagnéticas por empresas o aficionados. Partiendo de esta premisa surge en el año 1925 en Chile la primera norma jurídica que regulaba la forma y el uso del espacio radioeléctrico.

Decreto Ley 252 de 1925, sobre Instalaciones Eléctricas

En la mencionada ley establece el tiempo de duración de las licencias de explotación de la frecuencia eléctrica siendo entregadas, como se indica en el artículo 1º dichas concesiones por la Presidencia de la República con una duración comprendida entre 30 y 90 años.

La difusión estaba definida mediante estaciones de radio encargadas de la comunicación a través de las ondas, sus tipos eran:

• Comerciales internacionales

• De servicio privado

• Radio-difusión

• Experimentación

• Aficionados

Durante los siguientes años se comprobó que la ley dejaba varios campos sin regular y aquellos que regulaban eran bastante ambiguos por lo que se dicto una nueva norma legislativa sobre el espectro de frecuencias radioeléctricas que fue el Decreto Ley 244 de 1931, Ley General de Servicios Eléctricos. Aunque esta nueva ley tenia a la ley de 1925 como base principal, redujo la ambigüedad en las estaciones de radio existentes diferenciado los distintos tipos de manera más concisa, siendo la utilización de estas como principal característica para la clasificación. Otro de las principales novedades en la ley fue la incorporación del carácter de “servicio público” por el que debían regirse las radios y sus emisiones.

Las nuevas estaciones se clasificaron en los siguientes tipos:

• Comerciales internacionales

• De servicio interior

• De radiodifusión



Estas estaciones al igual que las anteriores también necesitaban de una licencia específica otorgada por la Presidencia de la República en las mismas condiciones que disponía el Decreto Ley 252 de 1925. El Decreto Ley 244 de 1931 distinguió claramente las estaciones dedicadas a la experimentación al igual que la de los aficionados de los tipos anteriores permitiéndolas operar tan solo con un permiso, otorgado por la Dirección de Servicios Eléctricos, por un plazo que no podía superar los 10 años.

No fue hasta 1940 el siguiente cambio en el Reglamento de Radiocomunicaciones, en este caso, tan solo se produjeron tres modificaciones a la ley de 1931:

La principal característica de estas modificaciones en la ley fue la incorporación del Estado en el ámbito de las comunicaciones como un agente activo, entre las nuevas funciones que se atribuía el Estado fue el control en la publicidad, regulando el uso en las cadenas de radio , limitando la duración de la publicidad en quince minutos por hora de transmisión.

La segunda modificación a la ley establecía a las cadenas de radio la obligación de transmitir una hora diaria de información procedente del gobierno.

La tercera modificación hacía referencia al control sobre los contenidos de la programación imponiendo en su creación unas normas generales.

Estas leyes en el espectro radioeléctrico se mantuvieron hasta el año 1958, momento en el que se hizo necesaria una remodelación en profundidad debido a los nuevos avances, como la frecuencia modulada y la aparición de la televisión.




4. Conclusiones.

La aparición y formación de la industria radiodifusora en Chile aconteció en la revolución mundial de las radiocomunicaciones, para el correcto asentamiento de la industria fue necesaria una regulación legislativa acorde con los avances tecnológicos que iban surgiendo en el tiempo.

La continua implantación en los hogares chilenos de los receptores de radio y la abundancia de emisoras permitió a los chilenos un cambio social importante.

Los momentos iniciales de la radio fueron un caos siendo encauzados por el Estado de Chile dándole un sistema común a las empresas y radioaficionados que pretendían emitir, a su vez el Estado de Chile una vez conseguida una regulación del espectro radioeléctrico utilizo su posición para la difusión de sus intereses, bien fueran territoriales o culturales, obligando a las empresas a cumplir con sus normas para mantener la licencia de emisión.

La importancia del control del espectro radioeléctrico fue creciendo en importancia desde la primera emisión de Radio el 19 de Agosto de 1922, surgiendo una rápida regulación que permitiera el uso del novedoso invento que a día de hoy continua evolucionando y encontrando nuevas utilidades tanto a la industria como a la sociedad.






Bibliografía

Paredes Quintana,R.A.(2010).Explorando los primeros tiempos de la radio en Chile 1922-1944. Santiago de Chile: Universidad de Chile.Paredes Quintana,R.A.(2005).La academia escucha Radio. Santiago de Chile: Universidad de Chile.
Historia de la radio en Chile
Memoria chilena